La piel de los niños está más expuesta al sol en verano. Época en la que realizan la mayor parte de sus actividades al aire libre. Por ello, es importante que su piel, más sensible y delicada, esté protegida con una solar de calidad.

¿Cómo elegir un fotoprotector infantil?

Las cremas solares infantiles han venido para quedarse y es que en la cuestión del cuidado de la piel, nunca es suficiente y debe empezar muy pronto. Existen fórmulas tanto para el cuerpo como para la cara, que suelen diferenciarse en la cantidad de producto que contiene y en los excipientes específicos.

Lo primero es tirar el del año pasado, pues estos tienen una duración máxima de 12 meses y, por lo tanto, no se garantiza su efectividad. Otra recomendación muy importante es que los bebés menores de 6 meses deben estar completamente a cubierto, dado que su piel aún es muy sensible a cualquier tipo de crema y más aún al sol.

Siguiendo las indicaciones de la OCU, el siguiente paso sería evitar aquellas que contienen conservantes tales como el propilparaben y el butilparaben, eligiendo de manera habitual los que no contengan más parabenos que el ethylparaben y el methylparaben. Estos son los encargados de mantener las propiedades del filtro durante más tiempo. Asimismo, los niños menores de tres años solo pueden utilizar filtros físicos, especialmente, cuando su piel sea atópica, y a partir de esta edad, una combinación de ambos.

Respecto a la textura, siempre es mejor en crema pues la barrera será más duradera y resistirá mejor la acción del agua. Y en la cuestión del factor, siempre es mejor un factor 50 que se renueve de manera frecuente, teniendo en cuenta el fototipo del pequeño, ya que durará más o menos tiempo.

¿Cuáles son las mejores solares para los más peques?

Las mejores solares infantiles son aquellas que cumplen con lo dicho anteriormente y que, después de ser testadas, han pasado los exhaustos controles de calidad de la OCU. Estas son los siguientes:

  • Eucerin Kids Sensitive Protect SPF 50. Protección solar para las pieles más sensibles y reactivas de los niños. Su fórmula protege la piel del cuerpo y la calma durante las horas de exposición, reduciendo la posibilidad de reacción. Recomendada partir de los 3 años, por la presencia de filtros minerales.
  • Avene Solar Leche Especial Niños SPF 50+. Protector de amplio espectro que resiste durante más tiempo la acción del agua. No deja residuo, su fórmula es transparente y es apta para cara y cuerpo. Hidrata y contiene antioxidantes para reforzar la barrera cutánea.
  • Vichy Ideal Soleil Infantil SPF50+ Leche. Protege la piel sensible, dejándola suave, sedosa e hidratada gracias a una fórmula fluida. Está recomendada porque no contiene perfumes o parabenos malignos. Además, resiste a la acción del agua.
  • Mustela Leche Solar Bebé SPF 50+. Es una leche solar para bebés a partir de 6 meses que tienen la piel extremadamente sensible y atópicas. Es apto para rostro y cuerpo. Preserva las defensas de su piel y previene los daños celulares.
  • Bioderma Photoderm Kid Spray SPF50+. Protege el ADN, mejora el funcionamiento del sistema inmune y tiene una textura ultraligera.

¿Qué recomendaciones seguir para proteger su piel?

Como complemento a las mejores solares infantiles se deben seguir una serie de pautas que protege al niño de los efectos del sol. Lo primero, es aplicar al pequeño la crema solar al menos media hora antes de la exposición, evitando su contorno de ojos. Como complemento a esto, durante las horas de playa, es importante que lleve tanto gafas de sol como un gorro para proteger sus ojos y su cabeza, así como la ropa adecuada.

En segundo lugar, se deberá reaplicar la fórmula cada hora y media o cada vez que la piel se haya mojado mucho porque las cremas de los niños duran menos en la piel. Una vez de vuelta en casa, tras la ducha o baño para quitarle la arena se recomienda la aplicación de un aftersun apto para su piel o de la leche hidratante habitual.

Mantén a tu hijo protegido.

Dejar respuesta