Carrito

Cerrar

Finalizar compra

To be determined Envío
0,00 € Total

No products

Finalizar compra

Filtros

Cerrar
Biberones

Biberones

Hay 190 productos.

El biberón es uno de esos accesorios imprescindibles en el proceso de alimentación y crecimiento del bebé. Todo este proceso se basa en el camino desde la lactancia materna hasta el momento en el que el pequeño es capaz de alimentarse solo sin ayuda de los papás. Marcas de máxima calidad han desarrollado toda clase de biberones que se adaptan perfectamente a todas las etapas.

Filtrar
Mostrando 1 - 52 de 190 productos

¿Por qué es imprescindible el biberón?

El biberón es ese accesorio que no puede faltar con el nacimiento de un nuevo miembro desde que el pequeño llega a casa. Hay que tener en cuenta que, en muchos casos, aunque se tenga muy claro el hecho de alimentarlo a través de la lactancia materna, no todo sale como se puede esperar. En algunas ocasiones es posible que sea necesario complementarlo con algún tipo de leche fórmula, por ejemplo, si el bebé es prematuro o tiene el reflejo de succión débil. Asimismo, en aquellos casos en los que la madre se ve obligada a tomar medicamentos incompatibles con la lactancia o surgen grietas en el pezón. También será una buena opción disponer de él en caso de que el pequeño sufra de dificultades para el sueño, como vía para ofrecer infusiones preparadas a base de hinojo y manzanilla que sirvan para tranquilizarle.

A pesar de que el biberón siempre se suele asociar a la lactancia artificial, también hay que tener en cuenta que es una opción con la que se puede alimentar al bebé de leche materna. Hoy día, en los que los ritmos de vida laborales no permiten a muchas de las madres acompañar al bebé durante todo el proceso de lactancia, los sacaleches permiten almacenar el alimento para, después, ser consumido en diferido por el bebé a través de los biberones. La leche materna es, con diferencia, la forma más completa de alimentar al bebé, pues está constituida de todos y cada uno de los nutrientes necesarios para su correcto desarrollo físico, psíquico y, sobre todo, inmunitario, por lo que es vital alargar su ingesta mientras esta sea posible, e ir retirándola poco a poco durante la complementación con otros alimentos requeridos.

Formas y tipos de biberones y tetinas

Pese a que todos los biberones y tetinas parecen, a simple vista, iguales o parecidos, se debe saber que cada tamaño, forma o elemento que los compone está pensado al detalle para que sea totalmente óptimo dependiendo de factores como la edad del bebé, el desarrollo de su reflejo de succión, el proceso de dentición o las necesidades alimenticias del bebé. En caso del biberón, es posible encontrarlo en vidrio o plástico y ambos tienen sus ventajas y sus desventajas: mientras los primeros son más fáciles de limpiar, no cogen olores, pero, eso sí, se rompen más fácilmente; en cambio, los segundos son más resistentes y ligeros, pero pueden rayarse, volverse opacos y coger malos olores; sin embargo, ambas opciones son seguras para el bebé, así que su elección dependerá más del gusto del padre o la madre.

En el caso de las tetinas su elección vendrá muy de la mano de la edad del niño y, claro también, de sus propios gustos. Estas pueden ser de caucho, que son aquellas con color más ámbar y que están compuestas por un material bastante elástico y blandito, lo que también las hace menos resistentes, por lo que habrá que cambiarlas de vez en cuando pues se acaban hinchando y volviéndose pegajosas. Por otro lado se pueden encontrar las de silicona, que tienen un color transparente y son mucho más resistentes que las otras, pero claro, también son más duras. Estas últimas están pensadas, sobre todo, para aquellos bebés a los que empiezan a salirle los dientes. Las tetinas también pueden ser de boca ancha, similares al pecho materno, o de boca estrecha, más adaptables a la boca del bebé, y tener de uno a cuatro orificios.

¿Qué biberones son mejores para un recién nacido?

En el caso de los recién nacidos, los biberones han de estar pensados para ofrecer la máxima protección frente a problemas como los cólicos lactantes o las regurgitaciones. Con el paso de los años y las investigaciones, se ha invertido cada vez más en tecnologías que hagan más cómodo y seguro el proceso de alimentación del bebé, teniendo en cuenta la forma y textura del pezón materno, aportándole además formas que reduzcan el riesgo de sufrir el hipo o los molestos gases derivados de la succión de aire durante la lactancia. Los biberones anticólicos de Chicco o los anatómicos de Nuk son, por ejemplo, una buena opción para los bebés recién nacidos, pues reducen la ingesta de aire, eliminando el riesgo de cólicos.

Por lo general, aunque existen biberones de muchos tamaños dependiendo de las marcas en las que nos fijemos, con uno pequeño de 125 o 150 ml será suficiente para las primeras semanas del bebé. En el caso de la tetina la mejor opción, o al menos la más delicada para el primer o, siempre será la de caucho con un solo agujero, para que le bebé no se atragante con la cantidad de la succión. Pero de nuevo se debe de tener en cuenta que el juez principal siempre será el pequeño, al final la decisión del padre o madre siempre ha de ser la de adaptarse a los gustos y requerimientos del recién nacido para que el proceso de alimentación sea lo más satisfactorio y agradable para él.

¿Dónde comprar biberones?

Comprar biberones y tetinas de las mejores y principales marcas como Nuk, Suavinex, Philips Avent o Canpol Babies es muy fácil y cómodo a través de la parafarmacia online de Ironbody, en Ironbody.com. Dentro del catálogo especialmente seleccionado se puede encontrar todo tipo de biberones pensados tanto para bebés recién nacidos como para niños más grandes que ya empiezan a aprender a agarrarlo solos. Que el bebé se convierta en un niño sano y que sus músculos y huesos crezcan fuertes depende principalmente de una buena alimentación durante sus primeros meses.

Es por ello que la lactancia es un proceso tan vital para su existencia y supervivencia en la que su estómago aún no está listo para digerir alimentos pesados. Los biberones constituyen un accesorio determinante no solo para aquellos casos en los que se requiere la sustitución o suplementación de lactancia artificial, sino también cuando la madre no puede amamantar directamente al pequeño, por lo que sirve de vía útil para alimentarle de igual forma con leche materna extraída previamente a través de algún tipo de sacaleches y almacenada para su consumo en diferido. El tamaño del mismo deberá estar determinado por las necesidades alimenticias del pequeño.

Utilizamos cookies. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso  + Más Información

Aceptar