“Debo ponerme en forma”, “Estos michelines tengo que quitármelos”, “Tienes que perder esos kilos de más”, etc. Seguro que muchas veces habrás escuchado, o te habrás dicho a ti mismo, alguna de estas famosas frases. Decidirse a mantener una vida sana y perder peso puede ser un proceso lento y agotador. El uso de complementos alimenticios como el glucomanano puede ayudar a llegar a la meta sin tanto sufrimiento.

¿Qué es el glucomanano?

Este conocido complemento alimenticio es una fibra dietética que hace más de mil años era utilizada en las antiguas civilizaciones orientales. Desde hace dos décadas, y tras numerosos estudios para comprobar sus beneficios y aportes, ha ido aumentando su uso en la sociedad occidental. Este polisacárido obtenido de un tubérculo cuenta con numerosos beneficios para la salud. Entre ellos destacan la reducción de los niveles de glucosa e insulina en la sangra, aumenta la sensación de saciedad, interfiere en el transporte del colesterol y combate el estreñimiento.

El glucomanano se obtiene a través del secado, trituración, molienda, extracción y purificación con etanol del tubérculo Amorphophallus konjac. Este supone más de la mitad del peso total de esta planta. Aunque no es un producto que nuestro organismo pueda aprovechar energéticamente; es decir, no es nutritivo, se puede encontrar en forma de pasta. El plato de pasta de glucomanano es muy típico en oriente y tan solo aporta unas 20kcal por ración. Mucho menos que el aporte calórico de una pasta normal o integral.

Propiedades y beneficios del glucomanano

Esta fibra hidratante cuenta con una serie de propiedades que la hacen única y muy solicitada por los orientales. A su vez, cada vez más, se ha ido incrementando su uso en occidente para las dietas y las comidas hipocalóricas. Puede que no sea un alimento nutritivo, pero sus capacidades son muy beneficiosas para nuestra salud. Entre ellas destacan:

  • Cuenta con una elevada capacidad de absorción de agua. Esto le permite hincharse en el estómago, reduciendo el apetito y aumentando la sensación de saciedad.
  • Al no ser digerido ni aprovechado por nuestro organismo, este complemento alimenticio hipocalórico no aporta energía al cuerpo, sino que provoca un gasto energético y favorece la pérdida de peso.
  • Reduce la absorción de los nutrientes de los alimentos. Gracias a esto ayuda a disminuir los casos de diabetes. Su uso baja los niveles de glucemia y de insulinemia.
  • Cuenta con una alta capacidad para formar geles en la mucosa intestinal. Esto combate el exceso de lípidos en la sangre, reduciendo el nivel de colesterol en sangre de quienes lo consumen.
  • Aumenta la masa bacteriana en el colon, por lo que evita el estreñimiento y aumenta el volumen de las heces.

A la hora de incluir este complemento alimenticio en nuestra dieta, debemos tener en cuenta que además de sus fantásticos beneficios, cuenta con una serie de inconvenientes, producido por sus propiedades. Entre estos se encuentran:

  • Aumento de las flatulencias.
  • Posibles molestias abdominales.
  • Posible obstrucción del esófago.

Estos inconvenientes se pueden solucionar reduciendo las cantidades que se consumen, o deteniendo su ingesta de manera gradual. Los expertos recomiendan que este polisacárido se consuma en cantidades moderadas y de forma gradual. En caso de querer mantener un consumo constante, debe hacerse en cápsulas.

Mejores complementos alimenticios con glucomanano

Ahora que ya sabes lo beneficio que puede ser este alimento para ti y tu organismo, de seguro te estarás preguntando: “¿dónde lo encuentro?” y “¿cómo lo consumo?”. No te alteres, estate tranquilo porque hay muchas maneras de consumir este producto y diversos formatos para hacerlo. Puedes encontrar este complemento alimenticio en sobre con Lipograsil Adelgazante que ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre y a ralentizar la metabolización de los hidratos de carbono.

Para mantener un consumo continuado y evitar los posibles inconvenientes que posee este polisacárido, te recomendamos su formato en cápsulas con Arkocaps Glucomanano que podrás encontrar en un formato de 50 cápsulas o de 150, según las necesidades y su ingesta diaria. Se puede encontrar como jarabe para potenciar y mejorar las defensas de los niños pequeños de la casa. Esto es gracias a Inmunoferon Junior.

Ahora que ya conoces más en profundidad sobre este complemento alimenticio, solo te queda ver las posibilidades que tienes para aplicarlo a tu dieta y conseguir los mejores resultados en el menor tiempo posible. Recuerda que el glucomanano no debe sustituir una dieta rica, equilibrada y balanceada, ya que solo te servirá de ayuda para lograr tus objetivos.

Dejar respuesta